Hipertrofia

La hipertrofia es el crecimiento o aumento en el tamaño de las fibras musculares para así hacer crecer el músculo.

Se distinguen dos tipos de hipertrofia: la transitoria o aguda, que es la hinchazón del músculo después del entrenamiento, por lo que es pasajera y dura poco, y la hipertrofia crónica, que se divide a su vez en sarcoplásmica y miofibrilar. En la sarcoplásmica, el músculo aumenta el sarcoplasma, que es la sustancia semifluida que está entre las miofibrillas (por lo que el tamaño del músculo se ve aumentado y el efecto es duradero); este tipo de hipertrofia no aumenta el nivel de fuerza. En la miofibrilar, aumentan tanto el tamaño como el número de las miofibrillas que componen el tejido muscular, ya que, al romperse en el entrenamiento, para evitar roturas posteriores multiplican su número y aumentan su tamaño, por lo que se produce un efecto notable en el aumento tanto del tamaño como de la fuerza del músculo.

Este crecimiento de las células se debe a una intensificación de la síntesis de sus componentes estructurales; ésta, como no va acompañada de división, da lugar a un aumento de tamaño.

Los núcleos de las células hipertrofiadas pueden contener mayor cantidad de ADN que las células normales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *